domingo, 10 de octubre de 2010

“El tobillo está en un 90%”

Magglio Ordóñez se recupera satisfactoriamente de su fractura. “Hay un buen chance de que regrese a Detroit”, dijo.
Magglio Ordóñez cumplía un buen ritmo ofensivo, con los Tigres de Detroit, cuando una fractura en su tobillo derecho culminó, abruptamente, su temporada de 2010 y puso en entredicho su futuro con la organización.
El falconiano, de 36 años, promediaba .303, con 12 jonrones y 59 remolcadas cuando se lesionó, el pasado 24 de julio, en un deslizamiento en el home en un juego ante los Azulejos de Toronto.
El jardinero necesitaba 135 juegos o 540 apariciones en 2010, o sumar 270 juegos o 1.080 apariciones al plato entre 2009 y 2010 para ejercer automáticamente una cláusula de su contrato para la campaña de 2011, en la que devengaría 15 millones de dólares.
La fractura sólo le dejó acumular 84 juegos y 365 apariciones al plato este año, y 207 choques y 883 apariciones en las últimas dos zafras.
“Lo de la cláusula, obviamente, no creo que el equipo la vaya a ejercer”, dijo Ordóñez a PANORAMA, vía telefónica desde Estados Unidos. “Hay una opción en la que el equipo puede ofrecerme salario de arbitraje hasta el 14 de diciembre, pero ahorita en lo que estoy enfocado es en el tobillo”.
El criollo fue operado, el pasado 25 de agosto, para reparar la fractura. En un principio se esperaba un reposo entre seis y ocho semanas para comenzar sus actividades en el terreno, algo que Ordóñez vislumbra comenzar próximamente.
“Estoy haciendo mi rehabilitación. Todo está marchando muy bien, como lo hemos programado”, sentenció el slugger, quien ya empezó a caminar. “El tobillo está en un 90%”.
“El hueso ya está pegado. Hay cero dolor, y ahorita estoy fortaleciendo el área de la pantorrilla, los músculos alrededor del tobillo, y el movimiento ya está bien”, explicó. “Estoy haciendo piscina, muchísimas pesas, montándome en bicicleta, pero sin ponerle peso al tobillo todavía”.
Ordóñez se toma con calma su rehabilitación y no se desespera por volver a jugar, ni tampoco en saber con cuál equipo lo hará en 2011.
“Jugaré béisbol será el año que viene, cuando empiece el Spring Training o la temporada”, añadió. “Ahorita lo que estoy es enfocado en recuperarme, fortalecerme y prepararme para tener una buena temporada el año que viene”.
“Sería agente libre si el equipo no me ofrece arbitraje, y esperaríamos ofertas”, acotó Ordóñez, quien es representado por Scott Boras. “Estamos abiertos a todo”.
El campeón bate de la Liga Americana de 2007 es optimista en un posible regreso a Detroit, su club en los últimos seis años.
“Me gustaría quedarme en Detroit, obviamente”, subrayó. “Tengo mis amigos, mis compañeros de equipo, conozco la organización, se han portado muy bien conmigo y los fanáticos me han tratado de maravilla”.
“Creo que hay un gran chance de que regrese a Detroit”, añadió. “Pero vamos a esperar y veremos qué pasa”.

“Quiero jugar en Venezuela”
Magglio Ordóñez ha estado ausente del béisbol venezolano desde la temporada 2003-2004, cuando participó en la única final en la historia de Caribes, ahora de Anzoátegui.
Pero el falconiano espera poner fin a esa ausencia de seis temporadas durante la zafra 2010-2011, que arranca el próximo martes, jugando con la tribu como parte de su proceso de rehabilitación.
“Yo me voy a poner a tono, al 100%, el próximo mes. Físicamente empezaría, después, a hacer mis cosas de béisbol, a poner el brazo a tono, a correr, y algo que tengo en mente es que quiero jugar en Venezuela”.
Pero antes de hacerlo, el falconiano quiere estar seguro de haber superado mentalmente el temor a una recaída de su lesión.
“Creo que jugaría en diciembre, para darle más tiempo a la lesión que selle bien, y que esté bien física y mentalmente, porque cuando uno se lesiona, lo primero que tienes que hacer es meter el tobillo a través de mi cerebro para saber que ya está bien”, apuntó.
De cumplir con su cometido, Ordóñez podría formar parte de un equipo plagado de grandeligas, en el que se espera también la presencia de Jonathan Herrera, José Tábata, Omar Infante, Carlos Silva y Carlos Zambrano.
“Ojalá que todos ellos jueguen y yo pueda jugar también”, indicó. “Sería algo muy bueno para el club, pero vamos a ver qué pasa”.
En 10 temporadas en la Lvbp, Ordóñez presenta promedio de .279, con 30 cuadrangulares y 184 remolcadas en 380 juegos, todos con la tribu desde la zafra 91-92.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada