jueves, 3 de marzo de 2011

A seguir el legado de su padre

Ruperto Machado Ascanio asumió, ayer, la gerencia de operaciones de béisbol de Águilas del Zulia. Es hijo del fallecido Ruperto Machado Silva, quien guió al club a cuatro títulos y dos Series del Caribe como gerente general.
Luis Rodolfo Machado, gerente general y presidente de Águilas del Zulia, había prometido anunciar al nuevo integrante de la gerencia rapaz antes de viajar, el próximo 12 de marzo, a Estados Unidos para hacer su recorrido anual por el Spring Training de Grandes Ligas.
El directivo cumplió con su palabra y nombró, ayer, a su sobrino Ruperto Machado Ascanio como gerente de operaciones de béisbol del club.
"Desde hoy (ayer) Ruperto asume la tarea de coordinar todo lo relacionado con las operaciones de béisbol del equipo, esto involucra la contratación de peloteros criollos e importados y la selección del cuerpo técnico del equipo para la próxima campaña", subrayó Machado Silva, a través de un comunicado de prensa. "Él trabajará conjuntamente con Rubén Amaro Mora y Jorge Urribarri en la planificación del equipo. Yo seguiré como presidente del equipo, pero dejo estas funciones en Ruperto".
"Pepo", como también es conocido, estuvo durante años ligado a la gerencia de operaciones del estadio de los rapaces, antes de retirarse hace algunos de años para cumplir con otros negocios personales.
"Luis Rodolfo me hizo el llamado. Me dijo que me necesitaba para el cargo. Fue algo que no me esperaba", reconoció al nuevo directivo, de 32 años. "Estoy asumiendo una gran responsabilidad. Tengo que darle un cambio al equipo, porque sé que la fanaticada está un poco molesta y mi propósito es darle un cambio para que los fanáticos se sientan a gusto con su equipo".
Machado Ascanio aún recuerda cuando paseaba, de niño, al lado de su padre en el estadio Luis Aparicio, admirando a figuras como Carlos Quintana, Cristóbal Colón, Pedro Castellano, Johnny Paredes y Wilson Álvarez.
"Pepo" Machado Silva fue el arquitecto de la mejor estructura que tuvo Águilas del Zulia en su historia, entre los años 80 y 90, cuando consiguieron cuatro títulos (83-84, 88-89, 91-92 y 92-93) y dos Series del Caribe (1984 y 1989), una época que es añorada por la fanaticada zuliana tras su muerte, en 1995.
"Ese fue su legado y es un compromiso que yo tengo", advirtió. "Quiero que el Zulia tenga un equipo competitivo, aguerrido, para que los fanáticos se sientan a gusto, sea cual sea el resultado que obtengamos en el terreno".
Machado Ascanio comenzará a diseñar su plan de trabajo desde el 21 de marzo, cuando viaje a Florida. Quiere empezar nombrando al cuerpo técnico, que tiene a Jody Davis y a Wilson Álvarez entre los candidatos para ser mánager y coach de pitcheo, respectivamente, pero no es algo que se pueda llamar "seguro".
"En este mes voy a dedicarme a recopilar información y analizar los reportes de cada técnico y cada jugador", apuntó. "A finales de abril ya podríamos tener nombres definidos para integrar el cuerpo técnico".
"Hay que hacer cambios", afirmó. "Con una de las personas que me gustaría contar es con Manny Trillo, que no pudo estar toda la temporada pasada con nosotros. También me gustaría contar con Heberto Andrade, por su experiencia de Grandes Ligas. Es un buen trabajador, aunque desconozco las razones por las que no estuvo con el club el año pasado".
Con respecto al plantel de jugadores, tampoco descartó hacer movimientos.
"Necesitamos una mezcla de veteranía y juventud" dijo. "No podemos dejar a estos muchachos solos con toda la responsabilidad, pero eso no significa que no le vamos a seguir dando chance a los muchachos".
Y sabe que tiene una base para hacer de Águilas el mismo equipo exitoso que armó su padre y cortar una sequía de títulos que data desde la campaña 1999-2000: "Éste es un equipo con tremendo plantel criollo y hay que darle la confianza a esos peloteros para que jueguen para ganar".

No hay comentarios:

Publicar un comentario