viernes, 17 de junio de 2011

Así recuerdan al "Carrao"

Los zulianos Luis Aparicio, Víctor Davalillo y Wilson Álvarez recuerdan a su manera a otro gran zuliano: José de la Trinidad Bracho.

"Era el pitcher más arrecho"
Luis Aparicio Montiel, único venezolano en el Salón de la Fama de las Grandes Ligas, lamentó desde Barquisimeto la partida de José de la Trinindad Bracho, quien murió, ayer, a los 83 años.
"Lamento mucho su deceso, pero ese es el ciclo de la vida", dijo el marabino, quien compartió con equipos con él en las campañas 1954-1955, con Leones del Caracas, 63-64 y 64-65, con Tiburones de La Guaira, y en la 70-71, con Águilas del Zulia.
"'El Carrao' y Emilio Cueche han sido los mejores lanzadores que ha tenido el país", afirmó. "Pero 'El Carrao" ha sido el pitcher más arrecho y más valiente que he visto en la liga venezolana".
Aparicio no sólo resaltó su calidad como lanzador, sino también la gran presona que fue. Siempre admiré su humildad y su pasión por el béisbol".

“Fue como Roberto Clemente”
“Era un señor muy agradable, muy amigo, muy dado a todo. Increíble. Una gran persona. Igual que Roberto Clemente. Una persona que no le importaba dar, echaba broma, echaba vaina, pero era gente, era un hombre dado. Eso lo recordamos todos”.
Esa es la principal referencia que tiene el mejor bateador del béisbol venezolano sobre el mejor lanzador en la historia de la liga. Víctor Davalillo, desde su residencia en Caracas, también lamentó la partida del “Carrao” Bracho, de la cual se enteró tras la llamada de PANORAMA.
“¿Se murió?... Se nos fue el tenedor… ‘El Pescador’”, fue lo primero que dijo “Vitico”, quien alabó el don de gente del derecho, a quien le dio el crédito de haberle enseñado “todo”.
“Yo fui alumno del ‘Carrao’ Bracho. Para mí era uno de los mejores hombres de la vida. El pitcheaba para ganar y yo me crié de esa forma”, subrayó. “Yo iba a pitchear a ganar. Para mí el ‘Carrao’ Bracho era un maestro. Se nos fue un maestro”.
Bracho y Davalillo conincidieron con Leones del Caracas en las campañas 57-58 y 58-59, las dos primeras como profesional del cuatro veces campeón bate de la Lvbp. “Vitico” ganó 14 juegos durante 15 campañas como lanzador, teniendo su mejor año como pitcher en la 61-62, cuando dejó marca de 10-4, con 2.46 de efectividad.
“Toda la vida (fue un pitcher difícil)”, destacó sobre su mentor. “Tú ves como pitchers aquí buscan intimidarte con un bolazo, pero nunca el ‘Carrao’ Bracho hizo un movimiento así. ‘Si quieres batear, batea, pero a ti no te la voy a pegar nunca’, decía. Ese era un ejemplo de venezolano”.

“Era el Babe Ruth de Venezuela”
El 20 de octubre de 1991 fue un día inolvidable para Wilson Álvarez. Fue el día inaugural en Maracaibo de la campaña 91-92 del béisbol venezolano y el zurdo acababa de saltar al estrellato con su no hit no run con los Medias Blancas de Chicago dos meses antes.
Pero más allá de lanzar en un estadio Luis Aparicio repleto, ante su público, y de derrotar a Petroleros de Cabimas, “El Intocable” lo recuerda más por conocer al legendario José de la Trinidad Bracho, “El Carrao”.
“Para mí fue un honor compartir con él”, dijo el coach de pitcheo de Águilas del Zulia, vía telefónica desde su residencia en Florida. “Que una leyenda dedicara un poquito de tiempo para mí, para tratar de mejorar yo, de enseñarme algo, para mí fue un honor. Que Dios lo tenga en la gloria. Espero que el resto de Venezuela le haga un reconocimiento, porque es una leyenda del béisbol”.
Antes de ese enfrentamiento dominical, el orgullo de Santa Lucía, entonces de 21 años, salió a soltar el brazo cuando fue abordado por el máximo ganador en la historia del béisbol venezolano.
“Él me trató de enseñarme el lanzamiento de tenedor, pero nunca me dediqué a aprenderlo. Ese día el trató de enseñármelo”, recordó. “Yo estaba un poco nervioso, de que la gente me viera (lanzar), y aparecerse él ahí, eso fue un momento que no se me olvida”.
“Fue un momento especial en mi vida, en comienzos de mi carrera, y que él haya llegado a presentarse en el estadio a buscarme a mí y a enseñarme ese lanzamiento, eso fue un gran honor, y un recuerdo muy grande que siempre va a estar en mi mente”.
Álvarez, en ese momento, se convirtió en el ícono del pitcheo en Venezuela, como en su momento lo fue Bracho.
“Como el ‘Carrao’ no va a salir otro. Fue el máximo ganador en Venezuela y eso (sus 109 victorias) no va a pasar en Venezuela jamás otra vez. Y ahora como es el béisbol, menos. Ese ha sido el mejor pitcher en Venezuela”, subrayó. “Él no tuvo la oportunidad de demostrarlo aquí en Estados Unidos, pero sí en Venezuela, y los números lo dicen. Para ese tiempo, eso era juego completo tras juego completo. Ahora no se hace eso. Muy poco lo hacen. En el béisbol venezolano él viene siendo el Babe Ruth de aquí en los Estados Unidos”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario