martes, 21 de junio de 2011

"Sería un honor ir al Juego de Estrellas"

Jhoulys Chacín está viviendo su campaña de consagración. Hoy buscará su noveno triunfo del año ante Indios de Cleveland.

Con récord de 8-4, 2.81 de efectividad y 81 abanicados en 93 innings, el zuliano Jhoulys Chacín está viviendo la campaña de su consagración con los Rockies de Colorado.
El marabino, de 23 años, se ha convertido en el mejor lanzador de los Rockies en la campaña y hoy buscará igualar su tope de victorias, conseguido el año pasado, ante los Indios de Cleveland.
Antes de su presentación en el Progressive Field, el derecho conversó con PANORAMA, vía telefónica, sobre su buen rendimiento en la lomita durante la presente zafra.

—Desde que era un prospecto se ha esperado que usted se convierta en el as de la rotación de los Rockies. ¿Cómo vive su actual momento en el montículo?
—Estoy muy contento hasta ahorita con lo que he hecho. He estado en control de todos mis pitcheos. Me he mantenido bajito en la zona, me han dado muchos rollings y he podido tirar muchos innings también. Lo que más me tiene contento es que he tirado muchos innings y el brazo está muy bien. El año pasado, cuando llevaba cinco innings, ya para el sexto estaba cansado. Este año ha sido al contrario, mientras voy más alto en el juego, me siento mejor, más fuerte.

—¿Siente que está viviendo su temporada de consagración?
—Eso es lo que estoy buscando. Este ha sido el año en el que el equipo me dio el chance desde el principio y desde el Spring Training no tenía en la mente si iba a hacer el equipo. Gracias a Dios, ellos se han dado cuenta de que puedo hacer el trabajo y ayudar al equipo a ganar.

—Se trazó como meta ganar 15 juegos, sumar 200 innings, 150 ponches y mantener una efectividad por debajo de 3.30. Va por muy buen camino para lograrlo.
—Estoy muy contento con lo que estoy haciendo y ojalá y Dios quiera que me sigan saliendo las cosas bien. Pienso que lo más difícil es lo de ganar juegos, porque puedes lanzar muy bien y el equipo no te batea y no ganas. Hasta los momentos el equipo me ha ayudado y he podido mantenerme más tiempo en el juego. Al tirar seis, siete u ocho innigs, tengo más chance de ganar juegos. Lo de los ponches, viene solo. Este año he tratado de que me hagan más contacto, no tratar de ponchar mucha gente, sino que bateen muchos rollings, y eso me va a llevar a lanzar más innings. Eso es lo que más quiero, lanzar más de 200 innings y mantenerme sano.

—¿Cómo maneja la posibilidad de asistir al Juego de Estrellas?
—Sería un honor ir al Juego de Estrellas, pero trato de no pensar en eso. Sólo trato de hacer mi trabajo, de ayudar a mi equipo lo más que pueda y si llega a pasar, le daría gracias a Dios por la oportunidad. Sólo trato de hacer las cosas bien, mantener el control de mis pitcheos y de mantenerlos bajitos. Eso me ha ayudado mucho en Denver: trato de mezclar bien mis pitcheos, mantenerlos bajitos y en la zona.

—En casa suma una respetable efectividad de 2.47 y apenas le batean .184, números muy buenos para un estadio para toleteros.
—En Denver, los pitcheos quebrados no rompen tanto como en Arizona o en San Francisco, por ejemplo. Cualquier fly que te den bien conectado va a ser un jonrón, pero uno no piensa en eso. Uno lo que trata es de ejecutar el pitcheo, sin importar si rompe o no. Lo difícil también es que la altitud te cansa más, pero nos hemos acostumbrado a eso y siento que estoy pitcheando igual que en cualquier otro estadio. Disfruto mucho lanzar allá por los fanáticos.

—¿Ha sido el cambio su principal arma esta temporada?
—Este año no he tirado tantos cambios como antes. Este año he mezclado muy bien mi cambio, mi curva y mi slider y eso me ha dado buenos resultados. El año pasado mezclaba mucho mi recta, el cambio y la slider, pero este año la curva me ha ayudado a cambiarle la visión a los bateadores. Mientras más armas tengas para la guerra, es mejor para ti.

—¿Cuál es su plan de trabajo para enfrentar a Cleveland?
—Lo que nos han dicho es que es un equipo agresivo, con buenos bateadores. Siempre hemos tenido un plan de trabajo y lo que yo trato de hacer es mantener la bola bajita, tratar de mezclar los pitcheos y usar los dos puntos del plato, adentro y afuera. Si ves a (Roy) Halladay, a (Justin) Verlander, dos de los mejores pitchers de Grandes Ligas, eso es lo que hacen ellos: dominan bien la zona de adentro y de afuera, y mantienen la bola bajita. Eso es lo que te da resultados y es lo que estoy tratando de hacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario