domingo, 9 de octubre de 2016

"Fue el mejor equipo en el que jugué"

Luis Aparicio se convirtió, hace 50 años, en el primer criollo en ganar un anillo de Serie Mundial con los Orioles, quienes barrieron a los Dodgers.
El Memorial Stadium de Baltimore estalló de júbilo un día como hoy, hace 50 años, cuando los Orioles conquistaron la primera de sus tres Series Mundiales, y un venezolano celebró con ellos: Luis Aparicio.
El único venezolano en el Salón de la Fama fue el campocorto estelar de un equipo que asombró por su sólido pitcheo y su extraordinaria defensa, que fueron suficientes, junto con una muy oportuna ofensiva, para barrer a los siempre favoritos Dodgers de Los Ángeles.
Aparicio formó parte de un equipo privilegiado, en el que compartió con otros tres futuros miembros de Cooperstown: Brooks Robinson, Frank Robinson y Jim Palmer.
“Los Orioles del 66 fue el mejor equipo en el que jugué”, aseguró Aparicio, de 82 años. “Éramos como una familia. Éramos muy unidos. Y eso se logró porque teníamos un gran mánager como Hank Bauer, quien defendía mucho a sus peloteros. Él fue el primer mánager que vi en un restaurant sentado con sus peloteros en una mesa para comer”.

La camadería se reflejó en el terreno de juego, en el que dejaron marca de 97-63 para ganar el
banderín de la Liga Americana con nueve juegos de ventaja sobre los Mellizos de Minnesota.
“Ese equipo tenía el mejor infield en el que jugué, con Boog Powell en la primera base, Davey Johnson en segunda y ‘Brooksie’ (Brooks Robinson) en tercera”, recordó el torpedero, quien ese año promedió .276 e impuso topes personales en hits, con 182, además que sumó el séptimo de sus nueve Guantes de Oro.
La combinación en el lado izquierdo del campo que formó junto con Robinson fue bien aprovechada por los lanzadores de Baltimore.
“Yo cogía muchos rollings, pero ‘Brooksie’ sí que era un tercera base bárbaro”, contó. “Ése agarraba de todo. Nada se le pasaba. Para nuestros pitchers tenernos allí era una garantía cuando bateaban entre tercera y short”.
Robinson, ganador de 16 Guantes de Oro en la antesala, también alabó al zuliano por su defensa.
“Él (Aparicio) hacía el trabajo fácil para todos.
Incluso para el segunda base, Dave Johnson, quien era novato”, dijo Robinson, vía telefónica. “Nosotros éramos los más débiles en esa serie. Los Dodgers tenían a (Don) Drysdale, a (Sandy) Koufax, a Claude Osteen, un staff de pitcheo extraordinario, y habían estado en una Serie Mundial un par de veces”.
Los Dodgers, campeones defensores de la Serie Mundial, fueron sorprendidos en el Dodger Stadium con derrotas de 5-2 y 6-0, propinadas ante Drysdale y Koufax, ambos inmortalizados en el Salón de la Fama.
En el segundo choque, ante Koufax, Aparicio duplicó en cinco turnos y conectó doble remolcador para capitalizar un rally de tres carreras ante el estelar zurdo.
“Koufax se encaprichaba en tratar de quitarme el bate de la mano, y eso era muy difícil”, dijo el marabino, quien le bateó para .571 (7-4) en dos Series Mundiales, contando la de 1959 con los Medias Blancas de Chicago. “Él era recta conmigo, y yo, batazo con eso”.
“Louie era un bateador de pitcheos altos. Louie podía batear con todo una recta alta”, contó Palmer, quien lanzó nueve ceros para completar el primero de los tres blanqueos de su club, que no permitió carreras en los últimos 33 episodiosd e la serie. “Él hizo el último out de mi blanqueo. Fue el primer blanqueo que lancé en mi vida. Él fue una gran parte del éxito de ese equipo”.
Wally Bunker, en el tercer juego, y Dave
McNally, en el cuarto, emularon a Palmer y sellaron el anillo de Serie Mundial con par de triunfos 1-0, gracias a jonrones de Paul Blair y del Triplecoronado Frank Robinson, respectivamente.
“Cuando uno llega a un equipo así, en el que todos éramos amigos, todo se hace más fácil, porque nos ayudábamos los unos a los otros”, soltó Aparicio. “El último out de esa Serie Mundial, cuando fuimos campeones, ese fue el mejor momento de mi carrera... Hasta que llegué a Cooperstown”.


Publicado el 9 de octubre de 2016 en el Diario Panorama.

No hay comentarios:

Publicar un comentario